La crema antiarrugas: ¿en qué fijarse a la hora de comprar una?
22495
post-template-default,single,single-post,postid-22495,single-format-standard,bridge-core-2.7.4,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.4,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-25.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-8

La crema antiarrugas: ¿en qué fijarse a la hora de comprar una?

La crema antiarrugas: ¿en qué fijarse a la hora de comprar una?

Si hace poco decíamos en este mismo blog lo difícil que era escoger un fotoprotector solar debido a la vastísima oferta que proponían las marcas cosméticas y farmacéuticas, hoy hacemos lo propio con la crema antiarrugas. Y no nos confundamos: esto no es una queja. Nada más lejos de la realidad, de hecho. Como buenas beauty freaks, nos encanta tener al alcance de la mano (y de la tarjeta de crédito) tanta variedad de cremas antiedad y tanta especialización. Sin embargo, somos conscientes de que en ocasiones puede resultar complejo entender cuál es la que mejor se adapta a las necesidades de nuestra piel.

Algunas cosas a tener en cuenta a la hora de escoger una crema antiarrugas

 

  • Preguntarnos y responder: ¿qué tipo de piel tengo? Este es el paso más elemental y básico para escoger bien una crema, ya sea hidratante, antiedad, antimanchas… Seguro que está más o menos claro, pero por si acaso, recordamos las tipologías de piel que podemos encontrar: piel seca, piel normal, piel grasa, piel sensible, piel mixta, piel deshidratada, piel atópica… ¿Alguna en la sala sin saber muy bien cuál es su tipo de piel? Pues en esta guía encontrarás la respuesta.

 

  • Identificar los signos que deseamos atacar. Es decir, conocer nuestro cutis y discernir si queremos acabar con las líneas de expresión, las patas de gallo, las arrugas, las manchas…

 

  • Mirar bien los ingredientes y los principios activos presentes en su formulación pero, sobre todo, fijarse bien en la concentración de los mismos en esta. Pueden llevar retinol, ácido hialurónico, vitamina C, aceites…

 

  • Buscar referencias. Es decir, preguntar a nuestro farmacéutico o farmacéutica de confianza, contrastar información en medio especializados, consultar al dermatólogo o dermatóloga…

 

  • Corroborar que incluye protección solar.

 

  • Comprar una crema antiarrugas según nuestra edad. Es decir, las necesidades de una piel de una chica de veinticinco años no serán las mismas que las de una piel de una mujer de cincuenta. La primera buscará, fundamentalmente, prevenir. La segunda, atacar los signos de la edad.

 

Una crema antioxidante para mujeres de treinta años…

Una crema antiarrugas para mujeres de cuarenta años…

Una crema antiedad para mujeres de cincuenta años…

Ahora que ya sabes en qué fijarte a la hora de comprar una crema antiarrugas y tienes tres ejemplos efectivos, ¿por qué no te decides y empiezas a cuidar o prevenir los efectos del envejecimiento cutáneo?