Eres old pero, ¿tan old? - Primor
14057
post-template-default,single,single-post,postid-14057,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,qi-blocks-1.0.6,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.5,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.10.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-8

Eres old pero, ¿tan old?

Eres old pero, ¿tan old?

Seguro que todos estos días has visto las redes sociales llenas de recuerdos que te han llevado a un momento pasado. ¿A quién no le gusta recordar un instante bonito de su infancia? ¿No te pasa que sientes un olor y te evoca a un lugar, te trae a la cabeza a una persona?

A nosotros nos encanta poder decir que incluso 50 años después podemos seguir regalando estos recuerdos a personas como tú. Que levante la mano el que huela Nenuco y piense en una situación de paz, de hogar, de familia, de infancia.

¿Y qué me dices de la lata azul de Nivea? Estamos seguros de que incluso recuerdas la canción de sus anuncios. Y, ¿cuántos de vosotros no veis el jabón de Heno de Pravia y recordáis las tardes de merienda en casa de los abuelos?

Qué podremos opinar de Varón Dandy si una imagen vale más que mil palabras. Solo con ver su envoltorio piensas directamente en el momento que tu abuelo se ponía elegante y te iba a recoger al parque.

Vanderbilt es un perfume muy femenino que muchos de nosotros habremos visto en los armarios de nuestras abuelas, incluso seguro cuando éramos pequeños lo habremos usado más de una vez. Un clásico que aún perdura entre nosotros.

Seguro que piensas que estos polvos madera o la vaselina son invento de hace dos días porque todos en casa tenemos estos productos, pero tienen más años que el hilo negro.

Hemos querido poner nuestro granito de arena para que, aún pasado el tiempo, no veamos que nos hacemos mayores si no que tenemos una infinidad de recuerdos y que de vez en cuando es bonito traerlos de nuevo a nuestros pensamientos.

Os animamos a que dediquéis un minuto a vuestro yo del pasado y le hagáis un regalo a esa persona que os viene a la cabeza cuando veis uno de estos productos. Llenad a vuestros seres queridos de amor y nunca olvides sonreír como prometía este último producto que hemos elegido para tu niño interior. ¡Sonrisa Profidén!