Los flequillos de 2022: las tendencias para cambiar de look en tu pelo
30997
post-template-default,single,single-post,postid-30997,single-format-standard,bridge-core-2.7.4,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.1,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-25.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-8

Los flequillos de 2022: las tendencias para cambiar de look en tu pelo

Los flequillos de 2022: las tendencias para cambiar de look en tu pelo

Entre las tendencias capilares clave del año que acabamos de empezar está, por supuesto, el flequillo. Pocas se están resistiendo a cortárselo. De María Pombo con su flequillo largo y abierto de inspiración setentera a Macarena García y su reciente look, Ana de Armas y la melena con flequillo que encandiló al mundo entero, María Pedraza, Hiba Abouk, Nuria Roca… Se pueden contar con los dedos de una mano las que aún no se lo han cortado. ¿Estás entre ellas? Si aún no has decidido a dar el paso, aquí está la guía de las tendencias en flequillos para el próximo 2022: cuáles van a llevarse, cómo peinarlos, a quién favorecen…

5 flequillos que van a ser (súper) tendencia en 2022

 

French Bang

El french bang es aquel que queda por encima de las cejas y va ligeramente desfilado y abierto. Es uno de los más versátiles y su principal ventaja es que es compatible con cualquier tipo de cabello, ya sea fino, grueso, liso o rizado.

Para quién

¿Estamos ante el flequillo ideal? Casi, pues es perfecto para rostros redondos pero también para los cuadrados. Únicamente deberían abstenerse los rostros excesivamente alargados.

 

Curtain Fringe

El flequillo cortina ha arrasado los últimos meses y su fiebre promete subir en 2022 si atendemos a todas las que se están apuntando a él: desde María Pombo a Jennifer Lopez, Sienna Miller y su reciente look o Halle Berry. Todas, conscientes de que este flequillo les sienta increíble por sus características.

Para quién

Se trata de un flequillo partido por la mitad, en V invertida y abierto en el medio, que comienza a trabajarse desde más abajo de los ojos y se va fundiendo en sus extremos con el resto de la melena. Pero cuidado, no es para todos los rostros y sienta mejor a los ovalados. En caso de frentes anchas, rostros angulosos y caras muy alargadas, podría quedar bien pero hay que estudiar el caso en particular y tener en cuenta otros detalles como la nariz o el tipo de cabello.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de MARIA POMBO (@mariapombo)

Full Fringe

Se trata del clásico flequillo recto y tupido tan característico de Dakota Johnson, ligeramente despuntado a ras de las cejas. Es aconsejable para las que tienen la frente muy ancha porque les suaviza la cara.

Para quién NO es

Este flequillo está desaconsejado para los rostros con pómulos o mandíbulas muy marcadas porque pueden dar apariencia de cara muy cuadrada y demasiado angulosa.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de 28.04.18 (@celebrities.life1)

Baby Bangs

La culpa de que el flequillo mini haya vuelto, no sólo ha sido de Úrsula Corberó y el look de Tokyo, sino también de la serie de Los Bridgerton. El clásico flequillo mini se actualiza. Hay que cortarlo siempre a mitad de la frente y desfilar las puntas. De este modo se le da movimiento y un aspecto más fresco al look.

Para quién

No es un flequillo fácil y no favorece a todo el mundo. Es importante no tener una frente demasiado estrecha ni un rostro redondo. Las baby bangs favorecen especialmente a los rostros angulosos y ovalados.

 

Flequillo Side-swept

Es el que luce la actriz Anne Hathaway y su estructura es larga, desfilada y con la raya siempre a un lado, marcando su forma. De hecho, es el tipo de flequillo con el que se estrenan las que nunca han llevado flequillo. El flequillo “sutil”.

Para quién

La clave para que sea ultra favorecedor y versátil es que deje al descubierto una parte de la frente y que se corte con un suave desfilado que deje los laterales más largos para estilizar las facciones. Resulta perfecto para las caras más redondas.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Anne Hathaway (@annehathaway)

Aplicación de tendencias: ¿me corto flequillo… sí o no?

 

Cuidado con las tendencias

Porque sí: el cortina está genial, nos encantan los baby bangs y los más largos y rotundos pero… Si las tendencias capilares pueden ser complicadas de adaptar a cada tipo de cabello, cuando hablamos de flequillos aún más. Este debe adaptarse al milímetro y en muchas ocasiones, no es posible.

El flequillo no es para todas

Y hay que asumirlo. Las que tienen el cabello extra rizado, muy fino o con poca densidad no deben optar por el flequillo. Tampoco las que tienen la frente pequeña o con muchos remolinos en el nacimiento del cabello.

Encuentra la forma de tu rostro y adapta el flequillo que más le favorece

 

Rostro ovalado

Estás de suerte: es el tipo de rostro al que mejor le sientan los flequillos y puede permitirse prácticamente todo.

Rostro redondo

La clave: llevarlo largo para alargar visualmente los rastros y siempre, dejando parte de la frente al descubierto. Sería conveniente llevarlo capeado, con laterales algo más largos, por debajo del pómulos.

Rostro en forma de corazón

Tu opción: un flequillo cortina texturizado y desfilado, aunque si es un flequillo más pesado y con volumen, tampoco te arrepentirás.

Rostro cuadrado

Los mejores flequillos, los suaves y en capas, para complementar esas angulaciones óseas naturales.

Rostro alargado

Opta por un flequillo que rompa la verticalidad de la cara y armonice las facciones. El mejor: un flequillo abundante, espeso y rotundo o un flequillo ultra recto por encima de las cejas.

Rostro anguloso

Huye en este caso de los flequillos cuadados y las líneas rectas. Si es tu caso, elige un flequillo que de movimiento al rostro y suavice los ángulos, por ejemplo, los flequillos de capas muy largas que van desde debajo de las cejas a la mandíbula.