Formas alternativas de hacer ejercicio sin ir al gimnasio

Todas hemos pensado alguna vez en ir al gimnasio, o incluso hemos ido y tuvimos que dejarlo por incompatibilidades o por querer ahorrar algo de dinero. Pero, no todo se reduce al gimnasio; existen multitud de alternativas para mantenerse en forma sin tener que recurrir a él.  Aquí te propondremos algunas:

1. Calistenia: La calistenia consiste en hacer ejercicio usando tu propio peso. Más que un ejercicio es una forma de hacerlo. Dependiendo de tu condición de base o tu complexión puede ser más intenso o menos. Para personas principiantes con pocos recursos o que se quieran iniciar en el ejercicio es una buena alternativa, ya que al usar tu propio peso no necesitarás accesorios extra. Puedes realizarla tanto en casa como en parques o espacios al aire libre. Para hacerlo más divertido puedes invitar a una amiga o familiar a que lo haga contigo.

2. TRX: Seguro que has visto vídeos de personas realizando ejercicio con bandas elásticas con mangos, tanto para manos como para pies. Pues eso es el TRX. Es una forma de realizar multitud de ejercicios de gimnasio en casa, adaptando los ejercicios y la resistencia de las bandas a tus propios objetivos. Son baratas y las hay de muchos tipos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es gim-casa.jpg

3. Compra tu propio material para hacer ejercicio en casa: Este es el único punto donde tendrás que invertir algo más de dinero, según tu grado de implicación. Podrías adquirir un set de pesas para comenzar, cintas elásticas, una cinta de correr, una bici estática, barras para dominadas que se fijan al marco de la puerta, etc. Dependerá del espacio del que dispongas en casa y de tu presupuesto. Es la opción más parecida a ir al gimnasio sin moverte de casa.

4. Deportes de suelo: yoga, pilates, taichí… son prácticas en las que solo necesitas una esterilla y una pantalla donde poder reproducir los numerosos videos de internet donde te enseñan las técnicas. Mejorarás tu flexibilidad, ganarás fuerza, tonificarás y moldearás tu cuerpo, además de ser una alternativa única para liberar estrés.

5. Caminar o correr: Que no simplemente pasear. Se recomienda andar al menos 30 min al día para ser considerado ejercicio. Supone un esfuerzo suave, que te ayudará a mantenerte en forma y que puedes adaptar a tus exigencias personales; aumentando más o menos su duración y su dificultad (caminar en llano, en pendiente, por la playa…). Correr es una actividad más intensa y que requiere mejor condición pero, nuevamente, todo dependerá de la intensidad que quieras darle. Puedes trotar, correr suave o combinar carrera con sprints (momentos breves donde correrás una distancia corta al máximo de tu capacidad).

6. Montar en bici: Si tienes una bici en el garaje o en el salón de tu casa, sácale partido y úsala para mejorar tu condición física. Hay diferentes tipos de bici, según el terreno o el uso que quieras darle, tendrás que experimentar. 

7. Hacer senderismo: Salir a caminar y explorar por la montaña a través de sus rutas, a la vez que disfrutas del aire fresco y conectas con la naturaleza, es una magnífica opción. El senderismo, debido a su carácter dinámico al discurrir las rutas por distintos tipos de terrenos, pendientes, la existencia de obstáculos físicos como rocas, valles, ríos o arroyos, etc y lo impredecible que es realizar una actividad física a la intemperie por los distintos factores medioambientales y climáticos, la convierte en una actividad llena de estímulos y experiencias.

8. Baila: Es una actividad versátil, divertida y saludable que puedes realizar sepas o no hacerlo, solo tienes que dejarte llevar por la música. Es una buena forma además de realizar cardio, liberar estrés y de calentar antes de hacer otros ejercicios

Lo ideal es una combinación de todas, así podrás disfrutar de los beneficios que te aporta cada una de las alternativas. Diversifica el ejercicio y disfruta de todas sus formas. No todos los objetivos de realizar deporte deben ser físicos, debes buscar sentirte bien y no tienes por qué estar en un gimnasio si no es lo que te gusta. Hay muchas alternativas, es cuestión de que pruebes cosas nuevas, que salgas de tu zona de confort para descubrir qué es lo que realmente disfrutas ¡Prueba!

Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.