Mascarilla facial casera: tres recetas de sobresaliente
26022
post-template-default,single,single-post,postid-26022,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,qi-blocks-1.0.6,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.5,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.10.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-8

Tres recetas para una mascarilla facial casera de sobresaliente

Tres recetas para una mascarilla facial casera de sobresaliente

Entre los muchos propósitos que nos hemos hecho para el inicio de este nuevo curso está el de cuidarnos más y mejor la piel del rostro. Al fin y al cabo, es nuestra carta de presentación más inmediata y universal y cualquier cosa – buena o mala – que hagamos en ella repercutirá en cómo se vea esta el día de mañana. En este sentido, nos hemos prometido a nosotras mismas que invertiremos más tiempo en realizar la rutina facial: buena limpieza, mejor hidratación, tratamientos puntuales… En ese propósito férreo de mejorar el aspecto y el estado de nuestra piel de la cara venimos a presentar tres recetas para una mascarilla facial casera pluscuamperfecta.

Receta número 1: mascarilla para pieles con manchas

Esta es, quizás, la receta de mascarilla que más necesitamos en septiembre: la que prometa eliminar o reducir las manchas en la piel.  Pue bien, la mezcla que te proponemos para crear un concentrado antimanchas infalible es mezclar una cucharada grande de zumo de tomate natural con dos cucharadas también grandes de aceite de coco. El tomate contiene vitamina B1, B3, B5, E, C, magnesio, potasio… ¡Un milagro para la piel!

Receta número 2: mascarilla facial para iluminar la piel

Ahora que hemos vuelto a las oficinas, a la contaminación ambiental, al estrés del trabajo y la rutina, a las pantallas de ordenador, ¿qué tal si damos a nuestra piel un chute de luminosidad? Conseguirlo es fácil si mezclamos los siguientes ingredientes y elaboramos en casa esta mascarilla efecto flash. Atención: mezcla dos cucharadas de yogurt natural sin azúcar y dos cucharadas de zumo de limón. Con solamente dos ingredientes crearás una mascarilla facial casera más efectiva que cualquier sérum de vitamina C. ¡Adiós, piel apagada!

 

View this post on Instagram

 

A post shared by JULIE SARIÑANA (@sincerelyjules)

Receta número 3: mascarilla casera para limpiar los poros

Una propuesta interesante para las pieles grasas y/o mixtas o para las pieles que requieran de una limpieza exfoliante es la de mezclar avena con yogurt. La receta de la mascarilla consiste en poner en un bowl dos cucharadas de yogurt natural y sin azúcar con una de avena (oye, ¿eso no es también un desayuno?) antes de aplicarlo a nuestra piel. Así lograremos elaborar una mascarilla purificante capaz de limpiar en profundidad los poros.
Estas tres recetas de mascarillas caseras para la piel de la cara no pueden ser más sencillas. Todas constan únicamente de dos ingredientes y pueden aplicarse tranquilamente cualquier mañana de sábado o tarde de domingo mientras vemos una película en el sofá. ¡Planazo!