9 pintalabios rojos que AMARÁS para siempre
28382
post-template-default,single,single-post,postid-28382,single-format-standard,bridge-core-2.7.4,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-25.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-8

9 pintalabios rojos que amarás para siempre

pintalabios rojos

9 pintalabios rojos que amarás para siempre

Cuando, unos artículos atrás, decíamos que el maquillaje es terapéutico, nos referíamos al poder que este ejerce sobre nuestro estado de ánimo y sobre nuestra autoestima. La dermatóloga Andrea Combalia en su libro ‘Piel sana in corpore sano’ lo definía así: «el maquillaje es una herramienta para mejorar nuestra autoimagen y es de gran ayuda para mejorar la autoestima. Va más allá de una simple misión embellecedora y la elección adecuada de los productos resulta fundamental para no empeorar las patologías previas». En esa función, quizás los productos de maquillaje más potentes son los pintalabios rojos.

Un poco de historia

 

Aunque fue en el siglo XX cuando el rojo de labios conquistó el público femenino a nivel mundial, su origen se remonta a épocas mesopotánicas, donde las mujeres ya utilizaban el color rojo, obtenido de rocas, para pintarse los labios. Asimismo, en Egipto también se utilizó. Era, de hecho, el color fetiche de Cleopatra.

Sin embargo, a partir del año 1900 se democratizó y se convirtió en un básico de maquillaje. También en un símbolo de lucha. Un hecho clave en es universalización fue el momento en que la activista canadiense Florence Nightingale Graham regaló pintalabios rojos -hasta entonces, relegados a prostitutas- a las sufragistas para que, maquilladas, recorrieran la Quinta Avenida de Nueva York. Asimismo, durante la Segunda Guerra Mundial, Wiston Churchill impulsó su producción y utilización como forma de elevar la moral de su país. A partir de ese momento, los pintalabios rojos se hicieron indispensables en el neceser  femenino y en la cultura del maquillaje.

“Si estás triste, ponte más pintalabios y ataca”, solía decir Coco Chanel. La diseñadora sabía bien que este producto ‘beauty’ tenía el poder de elevarnos por encima de nuestras penas. El rojo es un color que representa la fuerza, y, quizás por eso, una barra de labios roja automáticamente nos da más seguridad.

Los labiales se han convertido en los protagonistas de un fenómeno que se produce en épocas de incertidumbre y que se conoce con el nombre de ‘The Lipstick Index’. Decía Leonard Lauder, el presidente emérito de Estée Lauder, que cuando se disparaban las ventas de pintalabios rojos, se aproximaba una crisis económica. En 2011, utilizó por primera vez este término para describir el aumento de las ventas de cosméticos durante la recesión de principios de la década de 2000. Cabe destacar que, cuando Estados Unidos estaba inmerso en una recesión, las ventas de barras de labios se dispararon un 11%.

Los mejores pintalabios rojos

 

De Avène

Bálsamo labial cremoso y fundente, de alta tolerancia para los labios más sensibles. Combina un complejo oleo-nutritivo con un filtro SPF 20 para nutrir, proteger y embellecer los labios todo en uno. Además, es resistente al agua, a la transferencia y al sudor.

De Dior

Se trata de la barra de labios roja más vendida de Dior en todo el mundo. La puedes comprar en tono mate o satinado, como más te guste. Es el rojo más emblemático de Dior, convirtiéndose en una referencia de culto para las amantes de los pintalabios rojos. Además, la fórmula de Rouge Dior aporta 16 horas de confort a los labios.

De Sensai

Este labial posee extracto de Seda Koishimaru, la seda más delicada de Japón, un principio activo altamente hidrantante que aporta a los labios una textura suave y exquisita

De Lancôme

Este labial posee una fórmula ligera y ultra fina y destaca sobre todo por su acabado lacado. También es modulable, es decir, se puede usar de tres formas para lograr tres looks diferentes: una capa para un look luminoso natural, dos capas para un look sofisticado con un acabado efecto lacado y tres capas para un look ultra brillante.

De Yves Saint Laurent

Una barra de labios muy innovadora en formato cuadrado cuya textura proporciona un acabado increíble con un efecto final cercano al cuero mate.

De L’Oréal Paris

Este labial se aplica en dos fases: primero el color, utilizando el aplicador tipo gloss y después la barra de cacao, que aporta un extra de hidratación y brillo.

De Maybelline

Su fórmula aguanta intacta durante 16 horas y no reseca nada los labios. Su aplicador en forma de flecha y su fórmula súper cubriente hace que queden perfectos en una sola pasada.

De Clarins

Su fórmula está enriquecida con extracto de de salicornia bio, que proporciona hidratación a los labios, y con aceite de albaricoque bio, conocido por sus propiedades nutritivas. Su acabado mate pero luminoso queda realmente precioso incluso con el paso de las horas.

De Catrice

De larga duración, es de secado rápido y con acabado mate suave. La fórmula contiene manteca de moringa que ayuda a cuidar tus labios durante todo el día. Es de muy fácil aplicación ya que su aplicador es muy suave y permite dibujar a la perfección el contorno de los labios.

¿Cuál añadirás al neceser?