Protección solar de filtro físico o químico: ¿cómo elegir la mejor?
24378
post-template-default,single,single-post,postid-24378,single-format-standard,bridge-core-3.0.5,qi-blocks-1.0.6,qodef-gutenberg--no-touch,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.5,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-29.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.10.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-8

Protección solar de filtro físico o químico: ¿cómo elegir la mejor?

protectores solares

Protección solar de filtro físico o químico: ¿cómo elegir la mejor?

Estaremos de acuerdo en que en este preciso momento elegir una buena protección solar es nuestra mayor preocupación en lo que a belleza y cosmética se refiere. Estamos en pleno verano y las temperaturas son altísimas, tanto como el riesgo de que este calor extremo – provocado, claro está, por el sol – dañe nuestra piel. También estaremos de acuerdo en que las normas básicas de a lo que aplicación de protección implica las tenemos bastante claras. Pero recordémolas: escoger un fotoprotector alto, reaplicarlo cada dos horas, aplicarlo media hora antes de la exposición, extender el producto de forma uniforme…

Eso sí, ¿sabemos distinguir un filtro solar químico de uno físico? La dermatóloga Andrea Combalia afirma que existen filtros químicos o físicos y que «ambos actúan de forma muy diferente, aunque actualmente la mayoría de protectores solares combinan las dos modalidades de fotoprotección».

Protección solar con filtro químico

 

Explica la dermatóloga en un post en su perfil de Instagram que los protectores solares con filtros químicos «incluyen sustancias que captan la energía solar y la transforman convirtiéndola en inocua para la piel». Estos, continúa, «actúan en la piel mediante una reacción química que es la responsable de protegerte de las radiaciones nocivas del sol».

Algunas particularidades de los fotoprotectores solares químicos son que su función empieza a ser efectiva a partir de los veinte o treinta minutos de aplicación, que tienen más riesgo de provocar alergias y que son los más agradables de usar. ¿Por qué? Porque la cosmética se vale mucho de ellos y están disponibles en formato crema, formato aceite, formato mousse… Eso sí, hay que escoger una protección amplia (UVB y UVA) para prevenir quemaduras.

Protección solar con filtro físico

 

Por el contrario, los filtros solares físicos o minerales incluyen, según la información que proporciona la doctora Combalia, «sustancias inertes que, aplicadas en la piel, reflejan la luz solar como un espejo» y que, por lo tanto, no absorben la radiación. Se trataría de sustancias impermeables a la radiación solar. Los polvos minerales son los más utilizados y encontramos: la mica, el dióxido de titanio, el petrolato rojo, el óxido de zinc o de hierro, salicilatos, cloruro férrico e ictiol y el talco.

Estos son mucho más efectivos en cuanto a la protección porque protegen de todo el espectro solar. Asimismo, no tienen tanto riesgo de alergia y se adaptan a las pieles sensibles, pues esta no lo absorbe. Eso sí, como desventaja, hay que puntualizar que no son tan cosméticos y que dejan una capa blanca y poco estética sobre la piel.

Con esta valiosa información a nuestra disposición, tenemos las herramientas y el conocimiento suficiente para determinar qué tipología de filtro solar se adapta mejor a las necesidades y condiciones de nuestra piel.