Tipo de lima de uñas: así es cómo conseguirás una manicura profesional
39205
post-template-default,single,single-post,postid-39205,single-format-standard,bridge-core-2.7.4,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.4,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-25.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-8

Tipo de limas para uñas: una manicura perfecta (y desde casa)

Tipo de limas para uñas: una manicura perfecta (y desde casa)

Presumir de una manicura a medida (y desde casa) no siempre es una tarea fácil. No obstante, hoy te enseñamos todo lo que debes saber para presumir de unas uñas bonitas, cuidadas y a la altura de un profesional. Para ello, has de tener en cuenta tu estilo, el tipo de lima de uñas que vayas a usar y el resultado que busques. Además, recuerda, es igual de importante la lima que utilices que cómo la limes o el proceso que sigas.

Tipos de limas de uñas

  • Limas de cartón. Son las más comunes y las que podemos llevar siempre en el bolso. Revestidas de papel limado, son perfectas para moldear las uñas y para eliminar la primera capa de durezas de los laterales.
  • Limas bloque o pulidoras. Suelen tener 4-6 caras con distintos granos. Por tanto, es un modelo muy versátil que lima, alisa, pule y da brillo. Útiles para eliminar irregularidades, estrías y uniformidad, dejan la uña perfecta para aplicar el esmalte o los posibles tratamientos. 
  • Acolchadas. Su principal función es rematar el limado, quitar los restos posibles de la uña y prepararla para conseguir un esmaltado perfecto. 
  • Cristal o vidrio. Es delicada, pero puede durar para toda la vida. Además, su estructura única y suave protege a la uña de cualquier daño. Son de fácil esterilización y las más usadas por los profesionales. Lo mejor es que no daña tanto la uña.

¿Qué tengo que tener en cuenta para escoger una buena lima de uñas?

  • Gramaje o grosor del grano. Cuanto más alto sea, más suave es. Las limas de 80, 100 o 120 son ideales para uñas acrílicas, las de 150 para las uñas de gel y las de 180 para uñas normales. 
  • El proceso de limado. Recuérdalo bien. Lo importante ya no es tanto la lima sino cómo la limes. Hazlo siempre en la misma dirección para no debilitar la cutícula. 

Cómo preparar tus uñas para el verano

  • Aceite de cutículas. Con el agua las uñas sufren, aplica de vez en cuando aceite de cutículas sobre la uña y la propia cutícula para mantenerlas hidratadas.
  • Esmalte protector. Si no te haces la manicura semipermanente puedes aplicar un top coat de gel para que dure dos semanas intacta. Es una forma para alargar la duración sin que las uñas sufran un tratamiento más agresivo.
  • Retira el protector solar. Es importante retirar bien los restos del protector solar que hayas aplicado para que el color se mantenga más tiempo. Intenta siempre lavar o limpiar las uñas una vez lo hayas aplicado.
  • Si aún estás a tiempo, deja que las uñas descansen al menos un par de semanas antes de comenzar a pintarlas con los colores del verano 2022. Durante esos días puedes aplicar productos que ayuden a regenerar la uña para que estén fuertes, hidratadas y con el largo deseado para una nueva manicura.

Cómo  utilizar bien una lima de uñas

El modo de limarse y cortarse las uñas puede fortalecerlas o debilitarlas. Para conseguir unas uñas sanas y fuertes, se recomienda dejarlas crecer rectas hasta un milímetro y medio aproximadamente en los lados, y limarlas dándoles una forma semicuadrada u ovalada  que siga el contorno de la punta del dedo. Te recomendamos limar desde la esquina de los laterales hacia el medio.

Lo ideal es que empieces a probar estas técnicas de limado poco a poco, primero haciendo un ligero cambio en la forma de tus uñas, hasta conseguir el diseño deseado para que tus manos luzcan más estilizadas, elegantes y femeninas.

Tipos de forma para tus uñas 

  • Uñas cuadradas. Para lograrlas, simplemente lima recto, todas las veces en la misma dirección, por lo comentado al principio del post. Se mantienen muy bien a medida que van creciendo y quedan mejor si están esmaltadas.
  • Uñas cuadradas con las esquinas redondeadas. Esta es la forma elegida por quien las quiere llevar un poco largas pero no quiere estar demasiado pendiente de ellas. Es la forma más práctica para dejarlas crecer.
  • Uñas redondas. Es el limado estrella por ser la forma más práctica y con menos riesgo de rotura. Se hacen moviendo la lima hacia los lados, pero siempre en una sola dirección, para no abrir capas.
  • Uñas ovaladas. Esta forma se consigue cuando, una vez largas, se liman los bordes. Aunque pueda resultar un poco antigua, lo cierto es que favorece mucho a todas las manos.
  • Uñas almendradas. Son la estrella de esta temporada para quienes quieren llevar algo llamativo sin llegar a ser La Rosalía. La clave es dejarlas como ovaladas pero afinando un poco la punta.
  • Uñas ataúd. ¿A alguien le gusta esto? Pasapalabra. El caso es que existe… Y la forma, ya os la podéis imaginar.
  • Uñas en punta: Se conocen como stiletto y son las más trendy, solo aptas para mujeres muy atrevidas. El riesgo de rotura es alto pero, mientras tanto, ¡disfruta de tus garras!