Yoga facial: ejercicios que vas a incorporar en tu rutina facial
37867
post-template-default,single,single-post,postid-37867,single-format-standard,bridge-core-2.7.4,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.4,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-25.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-8

Yoga facial: ejercicios que tonifican tu rostro y reducen las líneas de expresión. ¡Toma nota!

Mujer tumbada en una camilla recibiendo un tratamiento facial

Yoga facial: ejercicios que tonifican tu rostro y reducen las líneas de expresión. ¡Toma nota!

¿Deseando tener una piel hidratada, tersa y suave? Amiga, así estamos todas, tratando de llevar la mejor skincare posible teniendo en cuenta cuando nuestra agenda personal y profesional nos lo permite. No es tarea fácil para nadie, ni para las más comprometidas.

Limpieza, exfoliación, hidratación… todo eso unido a un sinfín de productos que debemos usar noche y día, incluso otros para salir a la calle y prevenir los agentes externos o la radiación solar. Además de esta larga lista, hay otra cosa que deberíamos incluir en nuestra rutina y que es probable que no sepas ni de qué se trata (es normal, son demasiadas cosas diarias).

¿Conoces el yoga facial? Sigue leyendo atentamente porque te contamos todo lo que necesitas saber para practicar esta técnica y obtener los mejores resultados y beneficios para tu rostro.

¿Qué es el yoga facial?

El yoga facial son ejercicios para relajar los músculos de la cara. Una técnica que ha ido cogiendo fuerza en los últimos años dado su poder sobre el rostro y sobre los 57 músculos que tenemos. Algo que tenemos descuidado y que debemos tonificar al igual que hacemos con el resto del cuerpo dedicándole una hora a hacer ejercicio físico. Un músculo tonificado tiene un aspecto de firmeza, reduciendo los signos de la edad y la flacidez.

Estos ejercicios y movimientos consisten no solo en fortalecer los músculos, también en aprender a relajar cada uno de ellos para reducir las líneas de expresión que van dejando marca con el paso de los años. Una de las zonas que más sufre es la frente.

Para obtener resultados apenas necesitamos entre 10 y 15 minutos al día y unos 4 días por semana ya que todos los músculos deben descansar del ejercicio, independientemente si son de la cara o del cuerpo.

Beneficios en nuestra piel

Ay, amiga, son todo beneficios los que nos aporta esta técnica. Aquí tienes todos ellos:

  • Reduce los signos visibles del envejecimiento
  • Tonifica y fortalece los músculos haciendo que la piel se vea más tersa
  • Rejuvenece la apariencia del rostro
  • Relaja los músculos y reduce las líneas de expresión
  • Estimula la circulación

Herramientas para el yoga facial

Hay ciertos ejercicios que podemos realizar tanto con las manos como con algunas herramientas diseñadas especialmente para ello. El rodillo de jade es una de ellas, nos ayuda a relajar los músculos y a estimular la circulación y el flujo linfático. Sin embargo, estas herramientas funcionan como complementos para tonificar pero nunca son sustitutivos del yoga.

Yoga facial: ejercicios

Neck roll

El cuello es una de las zonas donde primero aparecen los signos del envejecimiento. Por eso es muy importante prestarle atención desde aplicar los productos adecuados hasta una buena rutina de ejercicio.

Mira hacia delante con la cabeza recta. Ahora, gírala hacia la derecha hasta que quede a la altura del hombro, inclina levemente la cabeza hacia atrás y mantenla entre seis y ocho segundos. Repite el movimiento hacia el lado izquierdo y realiza tres repeticiones en total de este ejercicio.

Beso de Marylin

Muy sencillo, inclina la cabeza hacia atrás suavemente y haz el movimiento con la boca como su fueras a dar un beso al más puro estilo Marylin Monroe. Realiza el sonido del beso incluido y repite esta técnica 10 veces. Después exhala dos veces como si estuvieras soplando una vela para relajar los músculos.

Los ojos también

Cierra los ojos fuertemente y ábrelos hasta conseguir sensación de sorpresa. Ahora repítelo entre 10 y 15 veces, los ojos parece que comienzan a llorarse. Una vez realizado descansa y relájalos. Así conseguirás mejorar la vista después de haber estado expuesta horas a la luz azul de las pantallas, una buena forma de terminar la jornada laboral.

Adiós bolsas

Forma una V con los dedos y colócalos alrededor de los ojos de forma que queden en el inicio y final de cada ceja aproximadamente. Ejerciendo presión mire hacia arriba y entorna los ojos. Relájalos y repítelo 6 veces más para terminar cerrándolos con fuerza durante 10 segundos y reducir así las bolsas.

El trompetista

Levanta, suaviza y reafirma la piel de las mejillas. Llena las mejillas de aire suavemente, después, vete pasándolo de un lado a otro cada 30 segundos. Además, añade una mano sobre los labios para mantener la piel fuerte.

También puedes apretar suavemente las mejillas con el pulgar y el índice durante 30 segundos para estimular la circulación y la producción de agentes para dar volumen. Una técnica para conseguir un efecto glow al instante

Relajación final

Ha llegado el momento de dar por terminada la clase de yoga facial, es el momento de relajarse. Golpea el rostro suavemente con las yemas de los dedos. Después, frota las palmas de las manos hasta que estén calientes y ponlas sobre los ojos cerrados. Acompaña este paso con respiraciones profundas y relajadas.

Comienza a practicar ejercicios de yoga facial y verás como tu piel te lo agradece.